Keiko, la más famosa orca entre las orcas.


Entre los años 1977 y 1978 nació en el océano Atlántico una de las orcas más famosas del mundo; Keiko. Conocida por su papel protagónico en la película Free Willy (Liberen a Willy) del director Simón Wincer, en la que encarnaba a una orca en cautiverio (su estado también fuera de la gran pantalla). Keiko inició después del rodaje su propia travesía hacia la libetad.

Bajo el mando de la fundación que se creó despues de la pelicula, Free Willy - Keikop, la orca de más de 9 000 libras fue trasladada en 1998 desde Newport (EEUU) hacia la bahia de Klettsvik en Vestmannaeyjar, Islandia. Keiko volvió a su hogar y constantemente fue monitoreada por los especialistas.

 En el 2003, la orca de Free Willy obtuvo su libertad con la ayuda de su amigo humano, murio. El documental Keiko The Untold Story, --disponible en keiko.com- explora el proceso del viaje y supervivencia de la orca que logró, a pesar de todo, ser libre......como en la pelicula.




 
Otra historia fuera de la pantalla 
 
Se calcula que nació en 1976, debido a que contaba con unos tres años cuando fue capturada cerca de Islandia en 1979. Al momento de su captura, Keiko (nombre de origen japonés que significa 'afortunado') era todavía una cría que dependía de su madre para sobrevivir.
 Tras su captura, fue vendida a un acuario islandés y tres años después al parque de diversiones de Marineland, en Ontario, Canadá, donde se le adiestró para que hiciera actuaciones en público. En este lugar desarrolló una infección alrededor de su aleta pectoral, la cual indicaba su mala salud.

 En 1985, Keiko fue vendido a Reino de Aventura (ahora Six Flags México), otro parque de diversiones en ciudad México. La llegada del animal a este parque de diversiones fue el pretexto perfecto para que la compañía discográfica Musart decidiera lanzar al mercado un disco con dos temas dedicados a Keiko, interpretados por la cantante infantil Lucerito. Keiko actuó en Reino Aventura durante diez años, volviéndose muy popular entre el público mexicano.

 En 1987, apareció en el capítulo final de la telenovela mexicana Quinceañera y en 1990 apareció en la película mexicana Keiko en peligro. A inicios de los años 1990, fue descubierta por cazatalentos de Hollywood quienes buscaban una orca amaestrada para participar en la película Liberen a Willy, que se convirtió en uno de los filmes más vistos durante 1993, dándole fama mundial. En 1996 participó en la telenovela mexicana "Azul".



Poco después, la revista Life publicó un artículo donde dio a conocer las deplorables condiciones en que vivía Keiko y esto motivó a sus admiradores de todo el mundo a iniciar una campaña para devolverle su libertad, a la cual se unió la compañía Warner Bros, productora de la trilogía de Willy, el millonario Craing McCaw y la organización ecologista Earth Island Institute. Con este apoyo y gracias a diversas donaciones (valuadas en 20 millones de dólares), se fundó la Free Willy Keiko Foundation, sin embargo, antes de liberar a Keiko había que acostumbrarla a vivir en su hábitat natural.
 
El primer paso de la fundación fue aliarse con el Oregon Coast Aquarium en Newport, Oregón, donde se construyó una inmensa piscina equipada con rocas marinas y agua salada. En enero de 1996, fue trasladada de Reino de Aventura a su nueva casa en Oregon Coast Aquarium vía aérea por United Parcel Service. Durante el tiempo que vivió en Oregón, la orca recuperó cerca de una tonaleda de peso.

El siguiente paso de su liberación se dio en septiembre de 1998, cuando fue llevada a la bahía de Klettsvik en Vestmanneyjar, Islandia, lugar donde había sido capturada años antes. El plan para liberarla generaba ya una amplia polémica, pues muchos dudaban de que el animal pudiera regresar a la vida salvaje después de sus años de domesticación. A pesar de estas propuestas, se siguió con el proceso de entrenar a Keiko para la vida salvaje, con un programa a cargo de la Ocean Futures Society, el cual incluía sesiones de nado en mar abierto.

Keiko fue finalmente liberada el 11 de junio de 2002, sin embargo, al ser aprisionada desde su niñez, Keiko, nunca aprendió a comunicarse con las demás orcas. El animal permaneció muy apegado a los humanos y desde Islandia viajó hasta la costa de Noruega, instalándose en Halsa, donde permitió a la población interactuar con ella. A causa de esto, fue llevada a la bahía de Taknes con la esperanza de disminuir su contacto con los humanos.
 
El 12 de diciembre de 2003, Keiko murió repentinamente debido a una neumonía con aproximadamente 27 años de edad —una gran edad para una orca en cautiverio, pero muy pequeña para una en libertad—. Siguiendo la petición de sus fans, se le hizo un servicio fúnebre en el Oregon Coast Aquarius a la que asistieron cientos de personas.
(www.eluniversal.com y es.wikipedia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada